Trono del Bodhisattva Resplandeciente

La Plaza de la Propicia Iluminación fue construida por Bodot para entrenar a las castas religiosas del Dominio y ayudar a los mortales a encontrar la iluminación. Por tanto, no era una ciudad propiamente dicha, sino una serie de templos y monasterios construidos alrededor de una gran plaza al aire libre.

Esto cambió durante el Contagio y la invasión de la Buena Gente. La mitología de la región ascribe poderes místicos de protección a la Plaza, y no tardaron en llegar hordas de refugiados, que acampaban en la gran plaza con la esperanza de que allí estarían seguros. Cuando acabó la guerra, muchos volvieron a sus casas, pero muchos más encontraron que sus pueblos habían desaparecido o quedado inhabitables durante el conflicto. Estos desafortunados permanecieron en la plaza, estableciendo una ciudad permanente. La decisión de establecer la nueva capital en la ciudad y refundarla como el Trono del Bodhisattva Resplandeciente no hizo sino aumentar la cantidad de inmigrantes.

Ahora la ciudad se divide en tres regiones principales. El Barrio Central es un conjunto de chabolas, tiendas y mercados establecidos sobre los mosaicos de jade de la antigua Plaza. Aquí viven las personas que sólo están en la ciudad de manera temporal, o que son demasiado pobres para tener una casa en los Barrios Bajos. Extrañamente, las tasas de crimen son bastante más bajas aquí que en los Barrios Bajos, posiblemente producto de antiguas magias geománticas utilizadas en la construcción de la Plaza. Rodeando la plaza están las antiguas estructuras de piedra donde viven los nobles y sacerdotes. La vida política y espiritual del reino se organiza aquí, en Los Templos. Esto incluye el Palacio Real: justo en frente de la estatua del Comerciante se alza un templo al dios del Gobierno Armonioso. Hoy en día sigue siendo un templo, pero también es la sede del gobierno y la casa de la familia real. El sátrapa, sin embargo, se niega a vivir en una estructura hereje como ésta, y viaja todos los días desde su pequeña vivienda al oeste de la ciudad, cerca de la costa, a la corte.

Rodeando Los Templos, y delimitando lo que era el antiguo complejo de la Plaza, hay cinco grandes estatuas de oricalco representando los cinco Arquetipos Perfectos: el Guerrero, el Sacerdote, el Sabio, el Explorador, y el Comerciante. Las estatuas tienen un valor incalculable, pero son perfectamente indestructibles y, aunque en teoría podría ser posible moverlas con una operación lo suficientemente grande, son consideradas sagradas por todas las gentes del reino, así que ningún sátrapa ha sido lo suficientemente temerario como para intentarlo. Las estatuas son, primero, templos a los cinco dioses del reino. Además, son la fuente de la legendaria magia protectora de la ciudad: ninguna Criatura de la Oscuridad puede entrar en el círculo que delimitan las estatuas. Por último, tienen el poder de inspirar a cualquiera que las contemple: cualquier persona que mire la estatua que más corresponda a su personalidad sentirá un fuerte impulso a perfeccionarse para parecerse más al arquetipo. Mecánicamente, esto es una influencia mental de Compulsión que crea una Intimidad hacia ese arquetipo, y puede ser resistido por un punto de Voluntad. Si una persona es lo suficientemente cabezona en su deseo de no mejorar que resiste la compulsión tres veces en un mes, se vuelve inmune para el resto de su vida.
Colina abajo de las estatuas, bordeando el Río de Oro, están los Barrios Bajos, donde vive la gran mayoría de la población de la ciudad. Casas de madera construidas sobre zancos para soportar las frecuentes inundaciones se aglomeran de forma caótica en ambos bancos del río. La ciudad es amplia, predominantemente pobre, y relativamente peligrosa. Poca gente se adentra en los Barrios Bajos si no vive allí, ya que los principales mercados se encuentran en la Plaza. Los Barrios Bajos cuentan con varios Templos Inmaculados que sirven a pequeñas congregaciones. Los Inmaculados consideran la Plaza un monumento diabólico de los Anatema, y sus seguidores han intentado varias veces cometer actos de vandalismo contra las estatuas de oricalco, sin éxito ninguno. El gobierno tolera su existencia a regañadientes para no antagonizar al Imperio, pero siguen sufriendo persecución tanto popular como oficial.

Eventos recientes

El Primer Círculo ha movido la capital a la Ciudad de los Mil Lotos y ha limpiado la plaza para restaurar su perfecta geomancia, moviendo la población de las chabolas a nuevas construcciones.

Personajes

Exaltados:

Mortales:

Trono del Bodhisattva Resplandeciente

La Saga de los Tres Ríos JoeyMacGuffin